X-Men ’97: Final de la temporada 1 – Revisión de «La tolerancia es extinción – Parte 3»

X-Men '97: Final de la temporada 1 - Revisión de "La tolerancia es extinción - Parte 3"

Como fanático de X-Men ’97, no puedo evitar sentirme asombrado por la magistral narración que llegó al final de la temporada 1. El clímax emocionante y emocional de «Tolerancia es extinción – Parte 3» no solo cumple con Lo que está en juego a lo largo de la temporada, pero también logra mantener el drama interpersonal a la vanguardia, haciendo que cada momento cuente.


En el episodio final de X-Men:’97 Temporada 1, el equipo guarda la experiencia más emocionante y cargada de emociones para el final. Esta entrega, el Episodio 10, integra hábilmente a casi todos los personajes principales en el emocionante desenlace. Las secuencias de acción son atrevidas y enérgicas, mientras que la escala es amplia. Sin embargo, el drama interpersonal que define a X-Men:’97 sigue siendo una prioridad. Los momentos clave entre el Profesor X y Magneto, así como la conmovedora reunión familiar de Summers, añaden profundidad a la historia. Con varias tramas que se trasladarán a la temporada 2 y un inesperado giro de suspenso, los fanáticos esperarán ansiosamente la próxima entrega. Seguramente es una espera desafiante.

Advertencia: esta reseña contiene spoilers completos de X-Men: ¡Temporada 1, episodio 10!

En el episodio final de X-Men:’97 Temporada 1, titulado «La tolerancia es extinción», la historia de tres partes alcanza su clímax. Este episodio está lleno de mucho en juego y emociones intensas, concluyendo efectivamente varias historias de la temporada y preparando el escenario para una temporada 2 igualmente cautivadora.

Siempre he encontrado que X-Men ’97 es una serie llena de acción con muchas tramas intrigantes que se desarrollan episodio tras episodio. Sin embargo, con tantas partes móviles, ha habido casos en los que la narrativa pareció fallar y ciertos personajes no obtuvieron la profundidad y el desarrollo que merecían. A pesar de los puntos fuertes del Episodio 9, algunos podrían argumentar que intentó cubrir demasiado terreno en un período de tiempo limitado.

Afortunadamente, el largo final no es un problema. La duración extendida de «La tolerancia es extinción – Parte 3», que dura aproximadamente 42 minutos, permite un ritmo más pausado. Este tiempo extra resulta beneficioso, particularmente durante las secuencias recurrentes dentro de la psique problemática de Magneto. Es cautivador presenciar a X-Men ’97 profundizar en el complejo vínculo entre Charles Xavier y Erik Magnus Lehnsherr y abordar el pasado del Holocausto de Erik. El episodio mantiene efectivamente una conexión personal con la historia a pesar de la amenaza global que se avecina.

Es intrigante reflexionar sobre el dilema ético de Xavier. Independientemente de sus admirables intenciones, no se puede negar que en este caso, viola la directiva principal de la telepatía al ingresar de manera invasiva en la mente de otra persona y despojarla de su autonomía. Es probable que la temporada 2 profundice en las consecuencias de tal acción y revele una faceta más oscura del aparentemente benevolente y noble Profesor X.

En el episodio 10 de esta apasionante saga de X-Men, me encontré animando a la familia Summers mientras ambos enfrentaban momentos cruciales. Para Jean Grey, la presencia del Fénix persistió, dándole la oportunidad de aprovechar su increíble poder y buscar venganza contra Mister Sinister. La intensidad de su heroísmo me dejó asombrado y deseando más. En cuanto a Cyclops, continuó irradiando brillantez, listo para hacer el sacrificio más desinteresado, no solo por mi querida familia X-Men, sino por todos aquellos cercanos a su corazón. X-Men: 97 destaca brillantemente el coraje y la frialdad de Scott Summers de una manera que X-Men: La serie animada rara vez había logrado antes.

Desde un punto de vista emocional, el pico de este episodio ocurre durante el momento más tranquilo cuando Scott y Jean se despiden psíquicamente de su hijo, Cable. Esta escena toca el núcleo de su relación y atraviesa el intrincado drama familiar de Summers y Grey. También admiro cómo esta última entrega evita utilizar a Cable como viajero en el tiempo. En cambio, sigue adelante sin intentar rectificar o suavizar las numerosas desgracias que han afectado a los X-Men a lo largo de esta temporada, manteniendo intactas las conmovedoras consecuencias de Genosha.

En el episodio 10, casi todos los personajes brillan con sus propios momentos significativos. Rogue repite el nombre de Gambit a Bastion, mientras Sunspot finalmente acepta su identidad mutante. Bastion emerge como un villano más complejo que antes, interpretado brillantemente por Theo James. En lugar de celebrar la caída de Bastion, este episodio provoca simpatía por un ser que no es ni humano ni mutante. Es intrigante considerar si este episodio se inspiró en la serie X-Men de Jonathan Hickman y su perspectiva de que las máquinas son las víctimas finales en la lucha en curso entre humanos y mutantes.

En lugar de disfrutar de la derrota de Bastion, el episodio 10 nos hace sentir lástima por un hombre que no es ni humano ni mutante.

Como fan, no puedo evitar sentir una punzada de decepción cuando se trata del papel de Wolverine en este episodio. Su ausencia fue particularmente notable durante algunos momentos clave que me recordaron su icónico rescate de Jean Grey en la historia del cómic «Atracciones fatales». La tensión parecía conducir a algo grandioso, algo que mostraría los actos heroicos de Wolverine. Sin embargo, nunca salió del coma para echar una mano. En retrospectiva, creo que agregar más de Wolverine podría haber mejorado significativamente este episodio.

Como fan apasionado de X-Men ’97, no puedo evitar estar emocionado por cómo se desarrolla el final en el frente de acción. La forma en que Rogue se enfrenta cara a cara con Bastion es nada menos que emocionante, y luego está Jean, desatando el inmenso poder del Fénix: ambas batallas te dejan sin aliento. Y déjame decirte que esos cameos de otros héroes de Marvel que se enfrentan a la amenaza Prime Sentinel no son sólo divertidos huevos de Pascua. No, sirven como poderosos recordatorios de que los X-Men no son los únicos que marcan la diferencia en este mundo. Son parte de un universo más grande, y verlos trabajar juntos contra una amenaza tan terrible hace que lo que está en juego en el conflicto de X-Men ’97 sea aún más real y apasionante.

2024-05-15 22:09