Un sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintética

Un sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintética

Como fanático de Alien de Ridley Scott, creo que la revelación de que Ash es un androide es uno de los giros más intrigantes en la historia del cine. El detalle de él aparentemente bebiendo leche en una de las primeras escenas adquiere un significado completamente nuevo cuando más tarde nos enteramos de que en realidad era su alma o combustible. Este sutil presagio añade otra capa al suspenso de la película y nos mantiene adivinando hasta el final.


La sorprendente revelación de la identidad sintética de Ash en «Alien» de Ridley Scott puede sorprenderte, pero la película lo insinúa sutilmente en una escena anterior. Llena de giros inesperados, esta clásica película de ciencia ficción ofrece una de sus revelaciones más sorprendentes cuando descubrimos que Ash es en realidad un robot. En la segunda mitad, Ripley descubre esta verdad al acceder a Madre y descubre que a Ash le habían dado órdenes de traer de vuelta al extraterrestre, sin tener en cuenta la seguridad de la tripulación.

Ripley está enfurecida por este descubrimiento y decide enfrentarse a Ash una vez que descubra sus intenciones ocultas. En la película de Ridley Scott, Ash se vuelve agresivo con ella e intenta estrangularla. Afortunadamente, Parker llega justo a tiempo y decapita a Ash, exponiéndolo como un androide. Esta escena significa un momento crucial en la trama de la película, ya que después de ser reactivado, Ash informa a la tripulación que sus posibilidades contra el extraterrestre son perdidas.

La bebida de leche de Ash en Alien demostró que era un androide

La bebida láctea no es lo que parece

Un sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintética

En la película «Alien», antes del encuentro de Ripley con Ash, donde intenta matarla, una gota de sudor corre por la cabeza de Ash, dejando un rastro de líquido blanco. Más tarde, cuando Park lo noquea supuestamente hasta su muerte, una sustancia blanca similar emana del cuerpo de Ash. Esta escena insinúa la importante disparidad entre la fisiología de Ash y la de un humano. En una escena anterior, parecía como si Ash estuviera consumiendo leche junto con los demás miembros del equipo. Sin embargo, considerando la mugre blanca que brotó de su cadáver después de la decapitación, queda claro que Ash en realidad no estaba bebiendo leche sino más bien el fluido esencial o fuente de energía que sustenta sus funciones robóticas.

Lo que realmente es la leche líquida que bebe la ceniza en Alien

La bebida láctea tiene un significado temático

Un sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintéticaUn sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintéticaUn sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintéticaUn sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintéticaUn sutil detalle de ceniza en Alien insinúa su verdadera identidad sintética

Cuando la cabeza de Ash se separa de su cuerpo, emergen cables visibles de su cuello, lo que ilustra que los androides, al igual que los humanos, poseen anatomías distintas. El líquido transparente que se escapa podría ser fluido hidráulico, que mantiene las operaciones mecánicas del androide de una manera similar a cómo circula la sangre en el cuerpo humano para respaldar funciones esenciales. Simbólicamente, el líquido transparente también puede significar una representación mejorada de imágenes sexuales, como se ve en la serie de películas Alien.

Como jugador, no puedo evitar sentirme atraído por el inquietante parecido de ese fluido con algo vivo y orgánico. Es como si la franquicia Alien de Ridley Scott hubiera extendido su exploración de temas como el miedo a la invasión y la violación directamente a esta escena. Y no nos olvidemos de Ash, que hasta ahora era sólo un androide frío y metálico. Pero con sus entrañas llenas de esa sustancia lechosa, se vuelve más humano, más orgánico. Incluso en sus momentos finales, mientras agoniza, se las arregla para burlarse de nosotros con una sonrisa y un comprensivo «Lamento tu destino». Es un recordatorio escalofriante de cuán borrosas pueden ser las líneas entre la máquina y el hombre.

2024-06-10 03:54