Explicación de la obsesión del contable por el «3»: cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudes

Explicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudes

En la película de 2016 «El Contador», el personaje de Ben Affleck, Christian Wolff, siente una profunda fascinación por el número tres. Esta peculiaridad le ayuda a descubrir engaños financieros como contador público certificado de primer nivel. Al exponer y rectificar prácticas contables deshonestas, Wolff se gana la vida mientras derriba organizaciones criminales y terroristas que se ocupan del robo interno. Dada la naturaleza peligrosa de su profesión, Wolff asume el alias de Christian Wolff para protegerse del peligro.

Siguiendo la fórmula estándar de los thrillers de acción, Christian exhibe habilidades excepcionales en artes marciales. Al crecer, la madre de Christian abandonó a la familia debido a su incapacidad para afrontar el cuidado de su hijo autista. Sin embargo, su padre asumió el papel de cuidador e inculcó en Christian el coraje para enfrentar sus factores desencadenantes en lugar de rehuirlos. Como resultado, Christian se encuentra trabajando con personajes cuestionables que le solicitan que realice evaluaciones y exponga a posibles traidores. Sorprendentemente, la fijación de Wolff por el número tres juega un papel crucial en su triunfo en el thriller de Ben Affleck de 2016 «The Accountant».

Por qué Christian encontró sospechoso el número «3» en el contador

La inusual frecuencia del número llama la atención de Christian Wolff

Explicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudes

Anteriormente, Christian Wolff se sentía atraído por descubrir patrones, hasta que su padre lo motivó a adoptar su punto de vista distintivo y sus agudas observaciones. Para transmitir este concepto a los espectadores, «El contable» destaca el número tres como motivo significativo. Este enfoque teórico para identificar números fraudulentos se conoce como Ley de Benford. Para reforzar esta noción entre los espectadores, el número tres aparece con frecuencia a lo largo de la película. Christian lo nota cuando examina los registros financieros de Living Robotics en busca de discrepancias, mientras que el número también se manifiesta en otros contextos, como en «El contable», que presenta tres pinturas.

Al final, la aparición frecuente del número 3 y su notoriedad para Christian Wolff sirven como señales de alerta, lo que lo lleva a descubrir negocios financieros cuestionables. Es más, a pesar del aumento de los ingresos, el margen de beneficio se está reduciendo. Incapaz de identificar ningún aumento significativo de costos, Christian se concentra en la causa raíz de esta anomalía. Aunque pueda parecer un tropo cinematográfico, la aparición recurrente del número tres en las cifras financieras de la empresa funciona como una clara señal de advertencia de las actividades fraudulentas subyacentes. Sin embargo, Christian confía más en su instinto que en un software de detección de fraude para llegar a esta conclusión.

La obsesión del contador por los «3» se basa en la ley de Benford

Un principio matemático de la vida real fundamenta el thriller de Ben Affleck

Explicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudesExplicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudesExplicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudesExplicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudesExplicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudes

En la película «El Contador», la Ley de Benford se incorpora al trabajo de Christian Wolff, lo que hace que la trama sea más auténtica. Este principio matemático, como se explica en «Scientific American», indica que la probabilidad de que un determinado número aparezca (y se repita) en números, como en transacciones financieras, disminuye a medida que se avanza de números más pequeños a más grandes según una escala logarítmica. Los contadores forenses utilizan esta ley para identificar patrones sospechosos y posibles fraudes. En la película, los personajes están intrigados por el número 3 porque se desvía de la distribución habitual de números sugerida por la Ley de Benford.

Lo que han dicho los verdaderos expertos sobre la precisión matemática del contador

El contador hace muchas cosas bien

Explicación de la obsesión del contable por el "3": cómo Christian Wolff utilizó el número para detectar fraudes

En aparente contradicción con el caos, los números en los conjuntos de datos siguen un patrón discernible, aunque impredecible; un exceso de dígitos recurrentes sirve como señal de advertencia para los contables. Los contadores forenses, ya sea basándose en software o en su intuición, descubren este tipo de irregularidades en los datos. La película El Contador, con sus intrincadas secuencias numéricas y razonamientos, ofrece más profundidad que sus emocionantes escenas (como lo sugiere The Wrap).

En cierto modo, las cifras de El Contador pueden cuadrar demasiado bien. A menudo, los procedimientos policiales o los programas de espionaje eliminan gran parte del papeleo y la investigación documental que implican los trabajos de la vida real, inclinando la balanza a favor del trabajo de campo de un agente. Mientras tanto, El Contador tiene a Affleck metido hasta los codos en cajas de libros de contabilidad, lo que probablemente llevó a los realizadores a equilibrar las escenas reales de la sala de conferencias con algunas dosis salvajes de acción. En última instancia, El Contador hace un trabajo sólido al narrar cómo los contadores reconstruyen el fraude, lo que justifica la secuela de Affleck, El Contador 2.

2024-04-03 21:23